La ozonoterapia mejora tu calidad de vida


El primer reporte sobre la aplicación práctica del baño de ozono por su poderoso efecto antimicrobiano; fue en 1860, al utilizarlo en la potabilización de las Aguas Municipales del Principado de Mónaco.

En el año 1915, durante la primera guerra mundial, el Dr. Wolf comenzó a aplicarlo como bactericida sobre las heridas de los soldados alemanes, obteniendo con ello resultados excelentes. Es desde entonces que el uso de la Ozonoterapia se viene difundiendo cada vez más, con sostenido desarrollo, con mucha investigación y rigurosidad científica.


Favorece la llegada del oxígeno a los tejidos porque es vasodilatador y además aumenta la velocidad con que el oxígeno pasa de la sangre a los tejidos.


Por su efecto oxigenante y porque favorece la formación de ATP que es la molécula dadora de energía en el organismo.


Porque reduce la inflamación y neutraliza localmente la liberación de las sustancias que provocan dolor.


Porque neutraliza la acción nociva de los radicales libres.


Porque favorece la liberación de sustancias que contribuyen en la reparación de los tejidos con una cicatriz menos fibrosa.


Porque disminuye la formación y liberación de las sustancias químicas que producen la inflamación.


Porque estimula al sistema inmunológico cuando esta deprimido y lo inhibe cuando su respuesta está exagerada (por ejemplo en las personas alérgicas).

FUENTE: iaot.com.ar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.