Gimnasia robótica: cuidar el cuerpo sin esfuerzo está de moda

Cada vez más gente acude a “máquinas milagrosas” para bajar kilos: la demanda subió 40%. Advierten que no reemplazan los beneficios de los ejercicios tradicionales.

Se meten en cápsulas de ozono, hacen glúteos dentro de mangas plásticas, se someten a rodillos eléctricos y se enchufan a distintas “máquinas milagrosas”. Cada vez más mujeres hacen gimnasia sin esfuerzo en aparatos ultramodernos que prometen quitar centímetros en las zonas más rebeldes del cuerpo. Y así alimentan la moda de afinar la cintura y endurecer la cola sin sudor. Todo, gracias a la tecnología robótica.

Estas maquinarias de avanzada —la mayoría importada de Europa y EE.UU.— desembarcaron en el país a fines de los ’90. Y, de a poco, se impusieron en centros de belleza y de estética. Hoy, hay un amplio abanico de tratamientos para bajar de peso y modelar en un ambiente de relax y distensión. Las usuarias son generalmente profesionales de clase media y alta, de alrededor de 30 años, aunque también hay adolescentes y mayores de 70 años.

Con la llegada de la primavera y la necesidad de verse mejor, estos “gimnasios tecnológicos” están a full: la demanda creció un 40 %. En algunos lugares, incluso, se duplicó, según una recorrida de Clarín por distintos institutos de Capital y GBA.

Lo mismo sucede en los gimnasios tradicionales. En esta época, las inscripciones aumentaron un 30 %. Pero allí advierten que los alumnos que llegan con la brisa primaveral se irán ni bien empiece el calor del verano. Los llaman “alumnos golondrinas”.

Para qué sirve cada máquina

  • Mini gimnasio articulado: con remos, bicicleta, bandas elásticas y deslizador. Se hacen ejercicios físicos suaves dentro de una cápsula. Dicen que reduce adiposidades, flaccidez y celulitis.
  • Cápsula térmica: con una temperatura de 37°, se realizan ejercicios simples de piernas y brazos para “descongestionar zonas críticas”.
  • Ozonoterapia: en una cápsula cerrada (la cabeza queda afuera) el cuerpo recibe una vaporización de ozono que “reactiva el funcionamiento celular y mejora la piel”.
  • Drenaje linfático: se colocan botas en las piernas, que “eliminan toxinas y reducen la retención de líquidos”.
  • Endermoterapia: por las piernas se pasan rodillos mecánicos que “modelan”.
  • Electroestimulación: Con descargas de ondas eléctricas se “tonifican los músculos”
  • FUENTE: clarín.com

    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.